Macri eludió polémica Ley de Abastecimiento para congelar el precio de las naftas por 90 días

0
7
al como adelantó Ámbito, el Gobierno nacional congeló el precio de los combustibles por 90 días.

Sin embargo, el presidente Mauricio Macri eludió aplicar la polémica Ley de Abastecimiento N° 20.680, optó por un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en lugar de una resolución de la Secretaría de Energía y decidió que la medida alcance a todo el sector hidrocarburífero y no solo a los productos de YPF.

La decisión se enmarcada en el paquete de medidas anunciadas esta semana tras la derrota electoral en las PASO y el derrape financiero que hizo hundir a los mercados y disparó el dólar por arriba de los $60.

En qué precio quedan las naftas y los gasoils

Hasta el 14 de noviembre -días antes del eventual balotaje del domingo 24- en la mayoría de las estaciones de servicio de YPF de la ciudad de Buenos Aires el litro de Súper se mantendrá alrededor de $43,80, el de Premium en $50,43, el gasoil Grado 2 en $40,94; y el gasoil Grado 3 $47,92.

Para ver los precios del resto de las petroleras haga click acá.

repetido. Se sumó YPF al aumento en combustibles. La justificación: el alza del petróleo a nivel internacional.
repetido. Se sumó YPF al aumento en combustibles. La justificación: el alza del petróleo a nivel internacional.

El Decreto 566/2019 publicado este viernes en el Boletín Oficial formalizó el congelamiento. “Las entregas de petróleo crudo efectuadas en el mercado local durante los 90 días corridos siguientes a la entrada en vigencia de esta medida deberán ser facturadas y pagadas al precio convenido entre las empresas productoras y refinadoras al día 9 de agosto de 2019, aplicando un tipo de cambio de referencia de cuarenta y cinco pesos con diecinueve centavos por dólar estadounidense ($45,19/USD) y un precio de referencia BRENT de cincuenta y nueve dólares por barril (u$s59/bbl)”.

Este viernes el Brent cotiza u$s58,60 el barril, tras tocar un máximo de u$s59,50.

Asimismo, el DNU dicta en su artículo 2 que “el precio tope de naftas y gasoil en todas sus calidades, comercializados por las empresas refinadoras y/o los expendedores mayoristas y/o minoristas, en todos los canales de venta, durante los 90 días corridos siguientes a la entrada en vigencia de esta medida, no podrá ser superior al precio vigente al día 9 de agosto de 2019”.

De esta forma, y tras el fracaso en la negociación con las petroleras, el Gobierno congeló los precios de los combustibles basándose en la Ley 26.741 de “Soberanía Hidrocarburífera”, y no en la de Abastecimiento, como se deslizó en un principio.

Fuentes del sector habían anticipado a este medio la extrañeza de que Macri apele a una norma de ese estilo en su gestión y recordaron el férreo rechazo del PRO y el Grupo de los Seis a esa ley “peronista”.

La mayor intervención en el mercado de combustibles

Macri justificó la mayor intervención en el mercado de combustibles con el artículo 42 de la Constitución nacional, que establece que “los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos, a una información adecuada y veraz, a la libertad de elección y a condiciones de trato equitativo y digno”.

Según el DNU, la Carta Magna ordena a las autoridades proveer a la protección de tales derechos y por ese motivo frenó los aumentos de nafta y gasoil.

Pero además, el presidente citó el inciso G del artículo 3 de la Ley N° 26.741 que sostiene como un principio de la política hidrocarburífera de la Argentina, la protección de los intereses de los consumidores relacionados con el precio, calidad y disponibilidad de los derivados de hidrocarburos.

El Gobierno, con el presidente Macri a la cabeza, argumentó que el paquete de medidas económicas lanzadas esta semana, que incluye cambios en Ganancias, devolución de aportes personales, bonos, congelamiento de las cuotas de los créditos UVA, y también eliminación del IVA para productos de la canasta básica, apuntan a morigerar el impacto inflacionario que provocará la devaluación del peso de más del 20%.

Fuente: (otrosambitos.com)