Quién fue Norman Bourlag, el agrónomo al que elogió Bill Gates

0
19

Mediante un tuit, el magnate de la tecnología llamó a conocer la historia de Norman Bourlag, recomendando un libro y una nota periodística sobre su vida:

La traducción indica que Gates escribió: “Aprendí lo que es posible en la agricultura al estudiar a un notable científico llamado Norman Borlaug. Si tiene curiosidad por Borlaug y sus avances, recomiendo este artículo y un libro llamado “El hombre que alimentó el mundo”.

Ver también: La iniciativa de Microsoft que puede revolucionar la producción agropecuaria

¿Quién fue Norman Bourlag?

Fue un ingeniero agrónomo estadounidense, llamado el padre de la “Revolución verde” y destacado por ayudar a combatir la hambruna fuera de los Estados Unidos. Por esos trabajos en México y África, recibió el Premio Nobel de la Paz. Bourlag, nacido en un pueblito de Iowa, migró hacia México para intentar lograr trigos resistentes a enfermedades como la roya de tallo, y modificar las fechas de siembra y cosecha y conseguir diferentes variedades de cereal. Los datos cuentan que en menos de 10 años, multiplicó la producción de trigo de México.

De 1964 a 1979 dirigió el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo mexicano. Ya desde los años cuarenta, su trabajo en programas de investigación desarrollados en México sentó las bases de la llamada revolución verde, un gran salto en la tecnología de mejora y selección de semillas que permitió a muchos países alcanzar la autosuficiencia en la producción agrícola. Las semillas fueron facilitadas libres de cargos a los países en desarrollo.

En Argentina

Norman Borlaug vio en la Argentina un gran potencial de producción de alimentos. Por eso trabajó muchos años aquí e introdujo los genes de enanismo en trigo que mejoró la productividad en el país”, recordó el ingeniero Rogelio Fogante, de Marcos Juárez, Córdoba, y uno de los privilegiados en conocer al Premio Nobel de la Paz 1970.

Borlaug trabajó en más de 100 países. Si bien su foco fueron las naciones pobres de Africa, en las que predicó que la mejor herramienta contra el hambre era producir los propios alimentos, en la Argentina la motivación fue distinta. “Trabajé con él en el INTA Marcos Juárez. Durante diez años seguidos, desde 1964, venía en noviembre y se quedaba 30 días. Hablaba perfectamente español por su residencia en México. Nos enseñó a trabajar en equipo, en seleccionar cada variedad de semilla de trigo según la zona. Su huella aún está en el Programa de Mejoramiento Genético”, dijo Fogante.

Durante el Congreso anual de Aapresid en 2014, dijo presente en Rosario, Julie Borlaug, la nieta de Norman, a quien dejó su legado. Durante ese congreso, Julie destacó parte de la trayectoria de su abuelo, quien fue llamado “el hombre que salvó mil millones de vidas”. Sus esfuerzos en los años ‘60 para introducir las semillas híbridas a la producción agrícola en Pakistán e India provocaron un incremento notable de la productividad agrícola. Según contó, algunos lo consideran responsable de haber salvado más de 100 millones de vidas humanas. La joven norteamericana destacó que hay que replantear la comunicación para que el mensaje llegue claro y no haya confusiones con los ambientalistas, “que a veces distorsionan o demonizan la biotecnología y las modificaciones genéticas”.

Julie Borlaug, expresó en ese momento que hay desinformación o a veces simplemente tergiversación de la información. Habló de cómo se deberían revalorizar las innovaciones tecnológicas y científicas para afrontar los problemas ligados a la escasez de alimentos y el cambio climático, de cara a 2050 y el desafío de alimentar a 9 mil millones de personas. Es la clave –según Borlaug- pensar a largo plazo a la hora de proyectar qué nos depara el futuro.

Fuente : (news.agrofy.com.ar)