Rammstein: el beso que se dieron sobre el escenario en Moscú los guitarristas de la banda alemana para desafiar a Putin

0
12

Durante un concierto el pasado lunes en Moscú, dos miembros de la banda alemana de metal Rammstein se dieron un beso en el escenario frente a 81.000 espectadores.

Hasta aquí, el hecho no tiene nada de particular… salvo que el beso se lo dieron dos hombres en territorio ruso, donde es ilegal mostrar o promover en público la homosexualidad.

En varios videos del recital publicados en las redes sociales se ve a los guitarristas Paul Landers y Richard Kruspe dándose un beso en la boca mientras estaban tocando el tema “Aüslander” (“Extranjero”, en alemán), en el estadio Luschniki de Moscú.

Más tarde, los mismos integrantes de la banda alemana publicaron la foto del beso en su cuenta de Instagram con el mensaje: “¡Rusia, te amamos!”.

El gesto de Rammstein fue un claro desafío a la ley de “propaganda gay” de Rusia impulsada por el gobierno de Vladimir Putin y que desde 2013 establece como ilegal exhibir o promover “relaciones sexuales no tradicionales”.

No es la primera vez que la banda alemana envía una señal de apoyo a la comunidad LGBT.

En un concierto la semana pasada en Chorzów, Polonia, los integrantes de Rammstein ondearon banderas del orgullo gay mientras “navegaban” en botes inflables sobre la multitud.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La banda Rammstein suele mostrar señales de apoyo a la comunidad LGBT en sus conciertos.

Ataque a activistas en Rusia

Los ataques contra miembros de la comunidad LGBT son frecuentes en Rusia.

La semana pasada, la activista rusa Yelena Grigoryeva, de 41 años y que luchaba por la defensa de los derechos de los homosexuales, fue hallada muerta con múltiples puñaladas en la ciudad rusa de San Petersburgo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La activista rusa defensora de los derechos humanos Yelena Grigoryeva apareció muerta el pasado julio.

La mujer había recibido en el pasado amenazas de muerte.

En agosto de 2018, decenas de activistas de derechos LGBT fueron arrestados durante una protesta prohibida en San Petersburgo para promover los derechos de las minorías sexuales.

En Rusia el matrimonio entre personas del mismo sexo es ilegal y las parejas del mismo sexo no pueden obtener una unión civil.